Un Exquisito Bocado (I)

Un excelente relato. Me encantó

Sobre Monstruos Reales y Humanos Invisibles

Introducción:

¿Quién no tiene recuerdos de los autobuses escolares? En mi caso, pasé parte de mi adolescencia en uno de ellos. En mi pueblo no había instituto y, al cumplir los catorce años, tuve que empezar a usar transporte público. Para mí fue como una aventura. El mundo no estaba tan globalizado como ahora y, el ir a otra ciudad, era mucho más complicado. Si a eso le sumamos que mi pueblo era pequeño, y que todos, y cada uno de los niños/chicos ya teníamos una etiqueta imposible de desprender, no solo era algo diferente, sino la oportunidad de empezar de cero. Yo no era lo que se conoce como una persona popular. Mi fama de «diferente» me precedía y, como adolescente en busca de una identidad propia, no estaba demasiado conforme con la que tenía asignada. Por ello, el salir a nuevos lugares fue tan importante para mí. Como…

Ver la entrada original 2.494 palabras más

2 Comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s