La Liberación del Monstruo

Acervo de Letras

Sobre el fondo de una carta manuscrita, amarillenta por el tiempo, aparece la imagen de una especie de monstruo, levemente difuminada. Lo más significativo de este son sus imponentes hombros desnudos; una perilla blanca y muy larga; y los ojos blancos y relucientes. Su pose es descarada mirándote de frente.
Composición a partir de las imágenes de: Artemtationen Pixabay (Fondo); Kalhh en Pixabay (Monstruo).

Buenos días, no van a ser, inspector Kelly.

Tampoco le diré que deseo que se encuentre bien al recibo de esta misiva, porque sé perfectamente que no es así. Cada una de las cartas que le he mandado ha tenido la misión de minarle la moral, jugar con sus emociones y reírme de su inteligencia.

Siempre fue mi intención dejarlo derrotado tras leerme, porque quería que sintiera como suyo lo que yo siento con cada víctima que dejo en el camino. Quería que supiera lo que siente el Monstruo, como me han apodado los medios, esos que se nutren con mis crímenes cual carroñeros. ¡Qué ironía!

Sin embargo, como comprenderá al terminar de leer, esta vez será distinto, porque esta será la última carta que reciba. Ya no le dejaré…

Ver la entrada original 437 palabras más

2 Comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s