«En Criptón» para el Concurso la guerra de los mundos

Fernando era un hombre de semblante y rasgo duro que tenía una nariz puntiaguda y unos ojos negros color azabache que cuando te miraban parecían traspasarte. Llevaba varios años ahorrando para el viaje de su vida al planeta Criptón, donde por fin conocería como eran los alienígenas.
Saldría en pocas horas por lo que fue hasta un café cercano donde sabía que sus amigos estarían jugando al billar. Se despidió de ellos y a Pablo le dejó su perrita Lulú para que cuidara de ella en su ausencia.
Después fue a un comercio cercano y compró varios artículos que pensó podrían serle de utilidad durante su viaje.
Preparó el equipaje y marchó a la zona de la base desde donde despegaran, se sorprendió al comprobar que no era el único viajero.
Varios jóvenes adinerados y una rubia despampanante aguardaban para despegar.
No pudo evitar sentir una fuerte presión en el estómago al conocer a la rubia, cuyo nombre era: Bárbara.
Tras pasar por varios controles, por fin subieron a la nave llamada, Tiffani. El despegue no fue brusco, más bien fue como si un ciclón azotara la nave.
Les quedaban al menos, unas 48 horas velocidad de la luz antes de llegar a su destino tiempo suficiente para intentar conocer a Bárbara, pero el viaje no fue como esperaba, Bárbara se pasó las horas coqueteando con Román uno de los jóvenes acaudalados que sucumbió a sus encantos. Cuando aterrizaron en Criptón la bienvenida fue algo extraña. Aquellos seres de cabeza ahuevada, brazos enormes y largas piernas se comunicaban con ellos en su idioma.
¿Cómo era posible? Su ropa no era tal; una gruesa y rugosa piel cubría sus cuerpos. Vivían en una especie de colmena. Su alimentación era una especie de crema pastosa de un color amarillento que parecía una papilla y sabía a tocino rancio.
Copulaban con un raro movimiento rítmico uniendo las caderas en un constante vaivén hasta que se supone que llegaban a tener un orgasmo, pero los bebés alienígenas nacían al cabo de cuatro semanas.
A Fernando le llevaron hasta lo que ellos llamaban La Ecoket, (la escuela) allí los niños permanecían atentos a todo lo que su maestro les explicaba. Después se unió al grupo en La Fetus, (centro de fabricación de alimentos) era una fábrica, pero sin máquinas, solo algunos alienígenas triturando una especie de bayas de color naranja y desde el extremo de la larga mesa envasaban aquel maloliente mejunje.
Fernando tuvo la sensación de que alguien al fondo del local observaba oculto. Esto le inquietó. Tras llevarles a su alojamiento cerraron con llave.
Cogió su navaja portátil y abrió la cerradura. Se ocultó entre las columnas y llegó al que creía era el hospital. Se quedó atónito al descubrir la realidad.
¡Les aceptaron para estudiar su genética, su comportamiento!
En su planeta no tenían suficiente agua. Fue descubierto y obligado a contarles todo cuanto sabía del planeta Tierra, ante su reina; una alienígena cuyo objetivo era invadir la tierra, pero que a diferencia del resto de extraterrestes, llevaba puesto un traje que le cubría de pies a cabeza, con escafandra y todo, que parecía tener algo de humano.
Fue llevado de vuelta a su habitación, con la amenaza de que si volvía a salir sería castigado. Al cabo de un largo rato, la reina se presentó en su aposento.
Fernando, pensó al principio que iban a llevárselo para castigarle. Entonces se quitó la escafandra. Resultó ser una mujer que años atrás había logrado llegar a ese planeta; una científica millonaria que invirtió su dinero para lograr la ilusión de su vida; conocer alienígenas, pero que al ver su mundo quedó tan fascinada que logró conquistar al rey y que la tomase como compañera; aunque sus cuerpos eran muy diferentes y entre ellos solo había entendimiento.
El rey, había muerto un año atrás por una extraña enfermedad que acabó con la mitad de los alienígenas del planeta. Ella, logró frenarla creando una vacuna y la nombraron reina. Pero ahora, el problema del agua, debía solucionarse o todos terminarían muriendo. Fernando vio una mujer obsesionada.
La reina, amenazó con ordenar la invasión de la Tierra, si hablaba y se marchó más preocupado de lo que ya estaba. Les hicieron salir para desayunar, (lo cual era extraño pues no salía el sol) una espesa papilla repugnante. Quiso contarle a todos lo sucedido, pero tuvo miedo de que se enterasen los alienígenas y tomarán represalias, pero se sintió aliviado cuando llegó la hora de regresar a casa.
Bárbara, sin embargo, se negó a despedirse. ¡Está chalada! Pensó al verla. Cuando se despedían de ellos le pareció percibir una extraña mueca en el rostro de la reina.
Bárbara, se negó a volver al planeta Tierra y prefirió quedarse en Criptón. No imagino cómo podrá aguantar sin su cosmética.
Pero aún tuvieron otra sorpresa tras regresar de las vacaciones más extrañas de su vida; la reina, ordenó a un alienígena que viajara oculto en la nave para estudiar el punto exacto del planeta donde más agua había, pero al ocultarse lo hizo en la zona de los motores y murió abrasado nada más despegar por lo que los alienígenas al no tener noticias de él declararon la guerra a los humanos. Pero bueno, eso es otra historia.

880 palabras

55 Comentarios

  1. Vaya, siempre es una constante: Los extraterrestres son de mal presagio, quieren invadirnos o comernos. Por que sera?

    Y estos aunque parecen amistosos son bastente malevolos o al menos han sido desorientados por la Reina.

    El relato me gusta y contesta muy bien el concurso

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola, Nuria. Nos preparas para una segunda parte con invasión alienígena incluida. Lo de abandonar La Tierra para luego volver conquistarla si que son delirios de grandeza por parte de esta multimillonaria convertida en reina. Al final la avaricia romperá el saco aunque este sea de tamaño descomunal.
    Saluidos y suerte 👽🖖🏼

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Hola, Nuria! Creo que es la primera vez que te leo.
    ¿Quién nos iba a decir hace unos cuántos años que habría turistas del espacio, aunque por ahora solo accesible a una minoría de multimillonarios? Todo es posible en el futuro.
    Luego, tu relato se tuerce, y no es oro todo lo que reluce, plagado de múltiples detalles que desde luego, como dice tu final, da para otra historia.
    Un cordial saludo, compañera.

    Le gusta a 1 persona

  4. Ya lo dijo no sé quién: no descubras mundos uevos…, je,je.
    Tu portagonista se arriesgó demasiado yendo a visitar un planeta del que poco sabía. Puede estar contendo de que al fin todo salió bien para él.
    Una historia muy entretenida que nos advierte de que como en casa en ninguna parte, aunque esta casa se esté desmoronando.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Yo ese tipo de vacaciones ni pagadas. Son ganas de complicarse la vida para viajar con pijos adinerados, mujeres que se venden al mejor postor sin interesarse en el amor y reinas locas. por no hablar de la comida basura. Mejor me quedo en este planeta que tenemos de todo eso; pero siempre con la opción de elegir otra cosa.
    Imaginativo relato.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Estos alienígenas me han hecho pensar en las colmenas de abejas. Muy interesante relato. Solo prefiero seguir comiendo en Tierra porque su comida no me pareció tentadora (ja,ja) Suerte en el concurso,
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  7. Hola, Nuria. Es la primera vez que leo alguno de tus relatos, y este me ha dejado buen sabor de boca. Me ha gustado cómo has trabajado la descripción de la sociedad de Kripton y la fisiología de los extraterrestres. Por momentos un Thriller con conspiraciones interplanetarias por la supervivencia de una especie en el sistema solar.

    Me ha parecido muy entretenido y me ha gustado.

    Le gusta a 1 persona

  8. Hola Nuria, bienvenida al Tintero. Una historia muy imaginativa, donde creas toda una raza de alienígenas con sus costumbres y modos de vida particulares. ¿Por qué no habrían de tener los extraterrestres forma de abeja? Siendo así a buen seguro la comunicación con ellos sería de lo más difícil, aunque la reina «terrícola» parece haber salvado ese inconveniente. Esperamos ese continuará que has dejado en el aire. Mucha suerte en el concurso.

    Le gusta a 1 persona

  9. Hola, Nuria. Tu relato me ha gustado bastante. Y coincido con varios comentarios de arriba, la historia deja la posibilidad a una segunda parte.
    Sólo he notado que te han faltado algunas comas, pero fuera de eso, nos has traído un cuento muy entretenido y muy bien contado.
    Un saludo y ¡suerte en el concurso!

    Le gusta a 1 persona

  10. Hola, Nuria. Como dicen los compañeros, es un gusto leerte. Vaya historia te has montado. A parte de la trama, plagada de giros e intrahistorias que sorprenden y atrapan al lector, lo que más me ha gustado es la construcción de un escenario tan complejo en tan poco espacio y a pesar de la multitud de tramas que te comento. Incluso te detienes en detalles como la forma de alimentarse y copular. Un trabajo a conciencia con un resultado magnífico, aunque me da a mí que los humanos de tu relato tiene los días contados, jejeje.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo y espero nos volvamos a leer!

    Le gusta a 1 persona

  11. ¡Hola, Nuria! Muy ameno y entretenido tu relato. En pocas palabras has sido capaz de entretejer una trama rica en contenido e imaginativa. Buen trabajo. ¡Un abrazo!

    PD: Como ya he comentado en la entrada del concurso, de momento no está disponible mi blog; ya que el dominio en el que está ubicado ha sido atacado por los extraterrestres (perdón, por los hackers). El nuevo enlace a mi relato es el siguiente: https://relatosberi.webador.es/georgia-1861

    Le gusta a 1 persona

  12. Hola, Nuria. Pues nos dejas con la miel en los labios, como se suele decir. Espero que algún vez conozcamos la continuación de esto historia, el papel que juega Bárbara y si la invasión es o no detenida.
    Un saludo y mucha suerte.

    Le gusta a 1 persona

  13. Hola, Nuria. Un relato con muy buenas descripciones, imaginativo y que da para una segunda parte. La narración también me gustó. Un saludo y mucha suerte.

    Me gusta

  14. Hola Nuria; muy buen relato o cuento corto tanto en su estructura como en tu narrativa. De Barbara; al quedarse le das al lector el poder de imaginación para que desentrañe la razón. Si la invasión se produjera no tendrian las coordenadas, ya que el espia se ininero. Eso es un elemento a favor, ya que no sabrian donde atacar. Y bien sabes; que hay humanos tan satrapas; que seguramente antes de llegar a pisar suelo terrestre los eliminen. Éxitos en el concurso. Un cálido saludo.

    Le gusta a 1 persona

  15. Hola, Nuria. Unas simples vacaciones dan para toda una historia de otros seres. Conocemos su anatomía, sus alimentos, cómo se aparean y cuales son sus carencias, el agua. Ya pueden correr en venir porque dentro de poco en el planeta Tierra se va a cotizar muy cara. Y como siempre un humano dirigiéndoles en calidad de reina, así que el futuro que les espera es más negro que el del desgraciado que se escondió en el motor. Me ha gustado este relato. Espero leerte más. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  16. Hola Nuria, eso son vacaciones inolvidables, me ha gustado sobre todo la cantidad de detalles que ofreces sobre una civilización alienígena, logras construir todo un mundo y una estructura social, con una narrativa en primera persona, que engancha desde el primer momento. Muy buena historia, que además promete continuar y espero que así sea, genial. Un abrazo, suerte en el tintero.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s